lunes, septiembre 22, 2008

Sobre aquella cosita que pasó por mi cabeza en un momento…

Estaba sentada en mi reubicada cama, en mi reacomodada pieza, una semana y media después que comencé a planear lo que iban a ser esta semana y media, y como siempre la mitad (incluso menos) habían sido realizados, es como un ritual de “vacaciones” planea cosas q nunca harás.
Creo que mi único objetivo completado (aparte de mis fiestas patrias con algunos familiares santiaguinos, q by the way, estuvieron muy sureñamente renovadoras) fue ver la 6ta temporada de smallville de nuevo, ok, eso lo hice en prácticamente un solo dia, el resto fue ir a la U a tramites, ir a ver en ensayo de la parada, comprar en el super con mi tia, e irme a enclaustrar a la casa de mi otra tia, ok, fue bueno a ratos.
Puedo defenderme diciendo que en mi afán de ser una cineasta preocupada por su futuro veía cada detalle de la composición de planos de las escenas de esa temporada de smallville, pero vamos, existen un pequeño hombre de acero por el que la Rocío ultraweki prefiere ver por 43 min la pantalla de su notebook que leer su recien comprado libro de platón (en san diego son realmente baratos!), y si consideramos que a la normal ensalada de superhéroes y rocas de meteorito (si, kriptonita verde) se le condimenta con un arquero esmeralda (green arrow) ¿Cómo no pasarse días enteros viendo la sexta temporada de smallville? xD creo q a estas alturas me distrae mas un capitulo de Oliver Queen que toda la temporada viendo como clark kent se hace el tonto con su vida.
Las series suelen comenzar para mi como una distracción, como una historia interesante que seguir y desenredar, pero existen momentos en los que las historias se cuelgan al lema de TNT “`pasa en las películas (en este caso, las series xD) pasa en la vida, pasa en…mi tarada cabecita”
Pero lo que ahora me llevaba a pensar en la relación ficción-realidad no fue esta vez smallville, o solo en parte, porque pensé en el síndrome oliver queen hace un par de días (otro día entraré en territorio green arrow). Era de noche y veía Sex & the city (en red tv xD, no tengo tv cable aquí) tenemos a la protagonista de la serie, Carrie ( a la q por cierto detesto bastante, sobretodo desde que vi la película con su voz sin doblar y era horrible!) ella estaba con su nuevo novio (ok, es sex & the city, que esperaban, que hablaran sobre el conflicto político tenso que vive en la actualidad eeuu con…bueno, el resto del mundo?) su nuevo novio, era la clase de hombre que al conocerlo es perfecto (guardando los gustos de cada quien) del tipo de hombre que tus amigas adoran y encuentran que es perfecto para ti y que no se incomodan cuando lo incluyes en juntas.
Cuando comencé a ver esta historia dije “wow, un hombre normal es ESA serie”, pero un par de capítulos después la normalidad comenzó a parecerse mas a la de la serie que a la de la vida (aunque irónicamente coincidían en cierta parte), ese hombre tan espontáneo y sensible comenzó a ser explosivo (al hablar, no es que comenzará a ser psicópata) y emocionalmente mas inestable que el clima de la actualidad (calentamiento global y bla, ok es un mal chiste), él era tan..no se, complicado de tratar, cada comentario lo tomaba de mala forma, como si por arreglar algo y hablar, él pensara que se le ofendía, que no se le tomaba enserio o que era la peor basura del mundo porque no le funcionaba algún proyecto y que ademas se lo estaban sacando en cara. ¿Cómo se puede distinguir entre alguien que es sensible a comentarios del resto y alguien que vive en una constante paranoia de que los demás hablan a sus espaldas considerándolo el perdedor nº1? Me puse de parte de la estúpida de Carrie y entendí que no se puede vivir manteniendo la constante montaña rusa de inseguridades de alguien que considera que el hecho de preocuparte es mirarlo como u pequeño y frágil objeto que tienes la obligación de cuidar, así que como espectadora trasnochadora que soy, mandé a ese personaje a la cresta, si tanto le cuesta entender que hay personas que se preocupan de otras por el simple hecho que las quieren y que preguntarles como están, tratar de ayudarlos y decirles que tiene que afrontar sus temores/debilidades/traumas/etc…llega un punto en que hay q retroceder, porque por mucho que se tenga la costumbre de andar por la vida queriendo que todos sean muy felices para siempre, hay veces en que tanto involucrar tu vida a la de una persona como ese personaje de la serie llega a absorberte, y sin darte cuenta comienzas a caer en lo mismo.
Y luego que mandé a la cresta a ese personaje porque ya no soportaba verlo en la tele, Carrie (odiosa) hizo lo mismo, o pretendía, porque él le dejó un lindo papelito amarillo pegado a la pantalla del macbook (yegua, me serviría para editar), diciéndole “emm, bueno chau” o algo así xD. Y luego se va de carrete con sus tres amigas, tratando de hacer a un lado el tema y termina desquitándose con todas las palabras hirientes que encuentra en su ebrio vocabulario. Excelente, ahora no solo pasa por la sensación de culpa, por la de auto compadecerse, si no que también la alcanza el envenenamiento, eso que pasa cuando pensamientos odiosos y sensaciones odiosas que no solías tener, se aparecen por arte de magia, para que tanto problema si todos sabemos que carrie se queda con mr big?

PD1: Me carga su personaje (el de Carrie) algún día explicaré por qué es tan así
PD2. No odio al mundo ok! Solo a los personajes de serie/películas que pretenden ser el centro de éste.
PD: Si, escribiré mis pensamientos sobre el síndrome Oliver Queen (asdasdads), que por cierto, no tiene nada que ver con mi paréntesis baboso jajaja

1 comentario:

conny-b dijo...

Yo tengo un pequeño talonario de postit amarillos encima de mi cajita de dvd, detrás del notebook en el escritorio, pero hasta ahora nadie se toma la molestia de dejame un mensaje ni siquiera de bueno chao (...)

gracias por irme a buscar al terminal hoy :3 cuando llegue a mi casa mori, me bajó como una fiebre de mierda, así muy pal pico u.u

ya te agradeceré como es debido 1313

(xD)